martes, 23 de agosto de 2016

En el Norte de Tenerife

“Peninsulares” los llaman aquí, en esta tierra, Tenerife. No es con ánimo de menospreciar, ni mucho menos, pero sí de diferenciar a los que somos insulares de los que nos llegan del resto de España con el, desgraciadamente, desconocimiento de la idiosincrasia de estas islas, de su cultura, su Historia o incluso las posibilidades turísticas que Tenerife ofrece a quienes quieran visitarla.
A nuestra isla canaria se la reconoce mundialmente por sus playas, por su sol y por sus magníficos hoteles. Así es como se la vende a nivel internacional sin reconocer que el nombre de “Tenerife” no es el de una ciudad, sino el de toda una isla, con una amplia extensión, con abundantes microclimas, con muchos municipios tradicionales distintos, y con mucho más que ofrecer que unas simples playas por muy buenas que éstas sean.
Cuando me llaman para preguntarme siempre procuro venderle nuestras tradiciones, decirles que se olviden exclusivamente de playas y de pensar únicamente en un todo incluido para ni tan siquiera salir del hotel. La isla de Tenerife tiene una naturaleza espléndida, Parques Naturales impresionantes y por supuesto, la mayor montaña de España, el Teide, que para más inri es un volcán activo.
Ahí tenemos el Macizo de Anaga, o el Barranco de Masca, o el Parque Natural de Teno o el Parque Nacional del Teide. Senderos a decenas y rutas de volcanes y pueblos que dejarán a más de uno con la boca abierta.
Y cuando ya les he vendido la idea de que no solo hay que venir buscando las playas turísticas de Tenerife, entonces y solo entonces les recomiendo quedarse en el Norte.
El Norte de Tenerife no es para los playeros. De hecho, sus playas, aunque lucen diferentes, no son demasiado aptas para los baños. Incluso el clima no es ese eternamente soleado que tanto se vende y que se corresponde con el del Sur de la isla. En el Norte nos suelen acompañar las nubes y a veces la calima, ese polvo desértico que nos llega del norte de África.
Pero es el Norte el exuberante, el de la vegetación, el de los acantilados y la Naturaleza salvaje, el de municipios con un toque soberanamente diferente como es el Puerto de la Cruz, tan agradable para pasear y disfrutar del perenne sonido del Atlántico chocando en sus rompientes. O como Garachico, ese antiguo y rico puerto comercial al que un día, dos siglos y medio atrás, la tremenda explosión del volcán Trevejo arrasó y que hoy día ha crecido y se vende adaptado a lo que el paso de sus ríos de lava dejó en sus entrañas.
Garachico es, para mí, el municipio más bonito de esta isla. Será porque lo veo con ojos de peninsular reconvertido hace años en insular. O será porque siempre me ha resultado acogedor y el lugar adonde me escapo habitualmente cuando necesito despejarme y relajarme.
Escapáos al Norte. Veniros a Garachico. No es que tenga demasiada oferta hotelera, pero si buscáis os recomiendo un par de ellos: el Hotel la Quinta Roja, reformado no hace mucho, y el el Hotel el Patio, alojado en una hacienda colonial de varias hectáreas de amplitud, entre plataneras y palmerales a la entrada del municipio y cercano al reconstruido puerto marítimo. Pero si buscáis algo un poco más económico pero con un encanto muy especial, entonces os diría que os quedéis en el Garahotel Garachico, en el mismo centro de la ciudad y frente por frente al mar, ubicado en un antiguo edificio de corte tradicional.
Lo disfrutaréis, os lo aseguro. El norte y el Sur de Tenerife son dos mundos opuestos, pero eso sí, complementarios.


miércoles, 30 de marzo de 2016

Relato de una escapada Rural por Lleida

Relajarse y desconectar unos días en un entorno rural es algo que a todos nos apetece muchas veces. La rutina y el cansancio que acumulados en nuestro día a día nos obliga a tener esta necesidad, ¿verdad?

Yo confieso que muchas veces he encasillado el concepto “escapada rural” como algo aburrido o algo para gente mayor, hasta que he empezado a investigar en Internet y he encontrado actividades tan interesantes como las que proponen desde Lleida Turisme, ¡mira, mira!

En fin, que empecé a abrir los ojos y ver que me estaba perdiendo un mundo nuevo lleno de posibilidades y actividades al aire libre. Creo que además en este tipo de actividades hay cabida para todo el mundo: aventureros, amantes de la naturaleza, cocinillas… Así que, centré mi búsqueda y acabé encontrando estas ofertas escapadas rurales en LetsBonus. Evidentemente me quedé enamorado de la oferta del Pirineo de Lleida: 2 noches en bungalow y rafting.  De hecho, si lo que queremos es desconectar de la ciudad, estamos en el lugar ideal: el Pirineo de Lleida. Nunca he practicado rafting, estoy muy emocionado con la idea. ¡Mi primera escapada rural va a ser genial! Para prepararme para el rafting he echado un vistazo a este blog, para esta vez no necesito comprar material extra porque ya viene incluído, te lo proporcionan los organizadores, pero no descarto comprarme mi propio equipo si me gusta.


Como habéis podido deducir he cambiado el chip sobre las escapadas rurales, no solamente están relacionadas con el descanso y la tranquilad y, mucho menos, con el aburrimiento como yo pensaba. Creo que después de disfrutar de esta oferta de escapada rural voy a hacerme muy fan de este tipo de turismo. Las experiencias suman siempre, al fin y al cabo es lo que acabamos recordando con el tiempo. ¿Preparados para disfrutar?

lunes, 22 de febrero de 2016

Top apps para encontrar alojamiento

A veces puede resultar divertido y acertar a la primera, otras en cambio se convierte en un auténtico dolor de cabeza. La búsqueda de alojamiento vacacional puede ser más sencilla si echamos mano de las apps. Aquí van algunas de las que yo utilizo a la hora de preparar un viaje:

Oyster
Es tu app si no quieres llevarte decepciones al llegar al hotel. Todo su contenido es investigado por ellos mismos y, las fotos de cada alojamiento son imágenes propias.
Otro de sus puntos fuertes es la sección de 'pros' y 'contras'. Además de poder reservar, se enumeran puntos fuertes y débiles.
   
Airbnb
¿Quién no la conoce todavía? En los tiempos que corren, una de las mejores opciones para los bolsillos más ajustados. Cuenta con un enorme catálogo de casas privadas que se alquilan por habitación o completas. Puedes reservar e incluso poner tu casa en alquiler. El sistema se alimenta de opiniones y puntuaciones de los usuarios.

Blink y urRoom
Si eres de los que esperan al último minuto dos apps españolas pueden ayudarte: Blink y urRoom.
La primera -para iOS y Android- nos revelará las mejores cuatro ofertas para la ciudad elegida. Todas las estancias han sido previamente visitadas por miembros de Blink.
En el caso de urRoom, también nos ofrece una cuidada selección de habitaciones de 'último minuto' pero el pago se hace directamente en el hotel.

¿Y tú que aplicaciones sueles utilizar?